Tags

, , , , , , , , ,

Es una rutina muy sencilla, con solo tres pasos y tres productos. Es ideal para todo tipo de pieles. La mía es mixta/seca y delicada y la deja muy suave, hidratada y equilibrada. La realizo después de la limpieza facial. Vale tanto para el día como para la noche, por las múltiples propiedades de los productos que os voy a nombrar. Esta rutina me gusta para la mayoría de las noches, y para los días que no voy a salir de casa o a ningún sitio especial. Si salgo suelo ponerme bb cream y debajo una crema hidratante. Es genial para usarla la mayor parte del tiempo porque tiene productos muy cuidadosos y no hacen daño a la piel por mucho que los usemos.

1. Tonifico la piel con agua de rosas

Intentar encontrar un envase con pulverizador para no desperdiciar producto y poderlo aplicar directamente. A mi me gusta pulverizarlo y extenderlo por la piel. También lo podéis hacer con un algodón. El agua de rosas tiene muchísimas propiedades, entre ellas es un tónico excelente. Refresca la piel, la hidrata y tiene un ligero efecto astringente (regula el exceso de sebo). Además termina de limpiar la piel y prepararla para lo que vayamos a aplicarle a continuación. Noto que le da más vida a la piel, quita un poco ese aspecto apagado. También noto que desmaquilla muy bien.

DSCN2817

2.Hidrato y protejo con manteca de karité

Es un producto realmente valioso. Se puede usar en todo tipo de pieles, y es uno de los mejores antienvejecimiento que se pueden encontrar en la naturaleza. De sus propiedades, las que más me llaman la atención son su poder hidratante, suaviza mucho la piel y la protege del viento, del frío y del sol. Es también un excelente tratamiento nocturno porque es altamente nutritiva. Lo que noto mucho es que mi piel esta mucho más suave, tersa y como más fuerte y resistente. Esto último se debe a que estimula las defensas naturales de la piel.

Tiene propiedades parecidas a los aceites vegetales solo que si la sabemos usar correctamente en mi opinión se adapta mucho mejor a la piel.

DSCN2814

¿Cómo la uso como crema facial?

Tiene, como su nombre indica, una textura de manteca, no es aceite ni crema. Debemos en primer lugar asegurarnos de que es orgánica y natural. En los ingredientes solamente debe aparecer manteca de karité: Butyrospermum pakii. Se puede encontrar en herbolarios, fijaos en que este indicado todo ello en el envase. Yo uso una que además es ecológica. Antes de aplicarla, la piel debe estar un poco húmeda, así retiene esa humedad e hidrata el doble. Yo como os he dicho antes aplico primero un hidrolato, el agua de rosas. Cojo una poca cantidad de manteca de karité, porque cunde mucho. Es un producto denso, difícil de extender. Con el calor se funde fácilmente, por ello lo froto entre las manos para que coja una textura más cremosa. A continuación lo aplico a toquecitos. No me gusta extenderla porque no es fácil y la piel de la cara es muy delicada. Si la estiramos mucho favorecemos la aparición de arrugas. Por ello con toques voy dejando producto. No echéis demasiado, menos es más. Luego al pasar la mano notaréis como una capa muy suave sobre la piel sin que quede para nada grasa. La piel esa mucho más fortalecida y es una forma estupenda de cuidarla.

3. Aceite de coco como contorno de ojos

El aceite de coco esta muy de moda y seguro que habréis escuchado hablar de él. Hidrata mucho la piel y tiene una textura más sólida a temperatura ambiente que otros aceites pero al mismo tiempo es más ligero. En verano suele estar líquido, en otoño adquiere un aspecto como de crema blanca, y en invierno esta mucho más sólido. No es recomendable para pieles grasas y con granitos, por ello solo lo uso en el contorno de ojos, ya que la piel de ahí es distinta y no salen espinillas. Es muy fácil de extender y para una zona tan delicada como es la del contorno de ojos debe usarse un producto más fluido y fácil de aplicar que la manteca de karité. Es una zona que necesita más hidratación que el resto pero que muchas veces descuidamos. El aceite de coco cuida muy bien esa zona.

DSCN2818

Como toque final podéis aplicar un poco de manteca de karité o de aceite de coco en los labios, el que prefiráis. Yo uso uno u otro dependiendo del día, pero los dos los reparan y dejan unos labios muy besables…Guiño

 

Advertisements